triloran.com

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra
Nuevos paradigmas. Orígenes. Perosvkita, una nueva historia.

Perosvkita, una nueva historia.

 

 

 Tal hazaña, consistió en someter a dicho mineral a presiones y temperaturas que nunca antes se habían conseguido en ésta disciplina. El resultado  se tradujo en un dato inesperado para el profesor y su equipo.

Al parecer, Perosvkita es un mineral muy abundante en el manto inferior terrestre, y su estructura atómica es muy estable, tanto es así, que siempre  se ha creído que su estructura no podría ser modificada.  Y eso es precisamente lo que consiguieron.

Además de lograr someter a un mineral a temperaturas y presiones, similares a las existentes en el manto inferior terrestre, a una profundidad de 2.600 Km,  en la frontera con el núcleo superior, también lograron modificar la estructura de dicho mineral, haciendo que sus átomos adopten una reordenación más compacta. Observaron, que si disminuían la presión ejercida sobre dicho mineral,  éste, volvía a su estado inicial.

Al nuevo material obtenido lo bautizaron con el nombre de Post-perosvkita, y fue clave para comprender los procesos de transferencia de calor desde el núcleo superior en fase líquida, y el manto inferior terrestre.

Según el profesor Hirose, el núcleo de La Tierra debió de estar mucho más caliente de lo que se pensó en un principio, de otro modo, y según el patrón de convección, debería tener una temperatura inferior a la que pesenta hoy día. Por otro lado, una menor tasa en la transferencia de calor, es decir, un enfriamiento más lento, implicaría un núcleo con unas dimensiones mayores.

El único razonamiento posible que explique las características actuales del núcleo terrestre, es, que su temperatura inicial fuese mucho mayor de lo que se ha venido pensando todo este tiempo.

Para el profesor Kei Hirose y su equipo está claro, La Tierra no pudo generar un campo magnético antes de 1.000 M.a. (Millones de años) atrás.

Esto, (según Hirose) pudo facilitar el salto de los seres vivos a tierra firme. 

¿Hace tan solo, mil millones de años? ¡¡Eso en la escala geológica, representa diez minutos antes de la era ediacarense!!  

Estupefacto, así me quedé cuando leí el artículo. No supe cómo, ni donde encajarlo, no comprendía nada, ¡¡No es posible!! 

Es evidente que algo falla, si el planeta no pudo generar un campo magnético en sus inicios, tampoco pudo poseer una atmósfera que originase los océanos, las moléculas, y por lo tanto la vida, pues (y según los estudiosos del tema) los vientos solares y cósmicos la barrerían.

Entonces… ¿Qué debemos creer? ¿Los datos obtenidos en un trabajo de investigación en el campo de la geología, o a nuestras queridas y bien arraigadas teorías sobre el origen de la vida, postuladas por personalidades tan ilustres como Oparín y Haldane, y corroboradas (en parte) por nuestros queridos, y también ilustres investigadores  Miller y Urey?

Si lo que el profesor nos propone es correcto, entonces, ¿Cómo se originó la vida en La Tierra?

No, si ahora va a resultar ser cierto, eso  de que la vida, llegó del espacio exterior a bordo de un meteorito.

Siempre he creído (sin saber muy bien porqué) que la vida se originó aquí en La Tierra, no obstante, aún en el supuesto de que  llegara del espacio exterior, la pregunta, (como el amor) sigue en el aire. ¿Cómo se originó la vida?

La necesidad de un meteorito, nos indica la procedencia de un planeta rocoso.

¿O acaso, también lo colonizó a éste? ¿Cómo? ¿Cabalgando en una nube de gas? 

Y si fue así, entonces, ¿Qué edad podrá tener la vida? ¿Es inmortal?

Ya que todo este ir y venir, colonizar y volver a colonizar, seguido de las adaptaciones a los diferentes planetas colonizados, implicaría muchos, muchísimos años de peregrinaje a través del espacio y el tiempo.

No obstante, cabe la posibilidad de dibujar un escenario, que explique el origen de la vida aquí, en La Tierra. Esta posibilidad, podría explicar además, el origen de otros acontecimientos ocurridos en el planeta, de los que aún no tenemos respuestas concretas.

 

Nota: Este texto es un fragmento del libro Al Principio, sujeto a derechos de autor.

 

Login

Apán.

Origen del código genético.
Banner
¿Te apasiona el arte? Laurean Dune Art.

Búsqueda personalizada

Al Principio.

No images